me miro en el espejo

 

(thomas hardy)

.

cirujanos - cindy sherman - mirror

.

Al ver que en el espejo

la piel se traslucía,

pedí: “¡Ay Dios! Un corazón parejo

concédeme este día!”.

.

Así, despreocupado

de crueles corazones,

esperaría en paz que el otro lado

me honrara con sus dones.

.

El tiempo sibilino

devuelve lo que roba;

y perturba este rostro vespertino

con polvo de otra alcoba.

.

thomas hardy

.

original / acá

 


servido en bandeja

(joel dias-porter)

.

cirujanos - joel dias porter

.

Sostené primero la púa

        como la mano amada

Bajala despacio

        dejala lamer

        la oreja del disco

Cultivá ahora

        esos dulces beats

        que cubren el valle

        de la ranura

Reíte de la gente

        que pide temas

¿Qué chef dejaría

        elegir a un cliente

Los platos fuertes

        que van el menú?

Piensan los chicos

        que toda la magia

        está en la muñeca

Pero se trata de inundar la pista

        con la lengua maníaca

        del movimiento

De conocer el beat

        de cada disco

        como conoce una madre

        el llanto del hijo

A nadie le importa

        la velocidad de tu mano

Porque no se trata

        de calmar una picazón

Sino de cuantos peinados

        siguen en pie

Al final de la noche.

.

joel dias-porter

.

original // acá


la noche del escorpión

(nissim ezekiel)

.

cirujanos - escorpion

.
Me acuerdo de la noche en que a mi madre
la picó un escorpión. Diez horas
de lluvia continua lo habían empujado
a reptar bajo un costal de arroz.

.

Ya entregado el veneno —la cola
diabólica un destello en el cuarto oscuro —
se aventuró nuevamente hacia la lluvia.

.

Los campesinos llegaron como nubes de moscas
y murmuraron cien veces el nombre de Dios
para inmovilizar al Maligno.

.

Con velas y con linternas
proyectando inmensas sombras de escorpión
sobre las paredes de barro cocido
continuaron la búsqueda: no apareció.
Chasquearon la lengua.
Con cada movimiento del escorpión se movía también el veneno en la sangre de Mamá, dijeron.

.

Quiera Dios que se mantenga quieto, dijeron.
Que los pecados de tu nacimiento anterior
ardan esta noche, dijeron.
Que tu sufrimiento reduzca
los infortunios del nacimiento por venir, dijeron.
Que la suma de todo mal
equilibrada en este mundo irreal

.

con la suma de todo bien
disminuya a causa de tu dolor.
Que el veneno te purifique la sangre

.

de deseo, y el espíritu de ambición,
dijeron, y se sentaron en el suelo
de modo que mamá ocupara el centro,
en cada rostro la tranquilidad de entender.
Más velas, más linternas, más vecinos,
más insectos y la interminable lluvia.
Mi madre se retorcía sin parar
gimiendo sobre una esterilla.
Mi padre, escéptico, racionalista,
probaba cada blasfemia y cada bendición,
polvo, compuesto, hierba o preparado.
Echó incluso parafina
sobre el dedo mordido y acercó un fósforo.
Observé cómo la llama se alimentaba de mi madre.
Observé cómo el santón celebraba su rito
para conjurar el veneno.
Después de veinte horas
perdió potencia.

.

Mi madre dijo únicamente
Gracias a Dios el escorpión me picó a mí
y protegió a mis niños.

.

nissim ezekiel

.

original // acá


dialecto atribuido

(tony iantosca | 2013)

.

animal en mochila

.

el plan es lograr
que se te sequen las hojas
más que un instante
para ablandar las estaciones
el alto del tren llega a su fin
un dialecto atribuido
al camino que es
la premisa de mi vida
las paredes son pésimas
pero la gente es buena
un animal dentro de una mochila
patrones que cruzan
la mente en su viaje interior
esta luz que llega a
las nubes desde acá

.

tony iantosca

.

original // acá


candados rotos

(tony iantosca | 2013)

.

candados

.

si necesitás algo
andá hasta el borde
de esta oración
apretando en la garganta
la tinta suprimida
por lámparas que
canalizan ánimos nuevos
todo bien con que la sintaxis
susurre una teoría
de nadies que se van
mi puerta está cruzando
esa puerta y no
oiré la nieve que se mete
para dormir sobre los escalones

.

tony iantosca

.

original // acá


la carnicería

(charles simic | 1967)

.

delantal con sangre

.

A veces cuando camino de noche
Me paro frente a una carnicería cerrada.
Hay una sola luz en el local
Como la luz del túnel que cava el presidiario.

Del gancho cuelga un delantal:
La mancha de sangre figura un mapa
De los grandes continentes de sangre,
Los grandes ríos y océanos de sangre.

Hay cuchillos que brillan como altares
En una iglesia oscura
Donde traen a los tullidos y a los imbéciles
Para curarlos.

Hay una tabla de madera para romper huesos,
Raspada impecable; un río seco hasta el lecho
Donde me alimentan,
Donde en lo profundo de la noche oigo una voz.

.

charles simic

.

original // acá


los perros son shakespearianos, los chicos extraños

(delmore schwartz | 1959 )

.

Los perros son shakespearianos, los chicos extraños.
Que Freud y Wordsworth se ocupen del chico,
Los ángeles y los platónicos juzgarán al perro,
El perro que corre, que frena, dilatando la nariz,
Que ladra y después llora; el chico que pellizcó a su hermana,
La nena que cantó la canción de la Noche de Reyes,
Como si el viento y la lluvia no tuvieran misterio,
El perro que gruñó al oir los violines en concierto.
—¡Qué triste me pongo al ver perros o chicos!
Porque son extraños, porque son shakespearianos.

Contanos, Freud, ¿puede ser que los chicos divinos
Tengan apenas sueños feos con función natural?
Y vos también, Wordsworth, ¿es verdad que a los chicos
Los opaca la gloria? ¿que entienden la oscura Naturaleza?
El perro en humilde pesquisa a lo largo del suelo,
El chico que da crédito al sueño y teme la oscuridad,
Saben más y también menos que vos: saben de sobra
Que ni el sueño ni la niñez saben responder bien:
Ustedes también son extraños, los chicos shakespearianos.

Contemplá al chico, comtemplá el animal,
Acogen desconocidos, pero estudian lo cotidiano,
Sabiendo que el cielo y el infierno están entre nosotros,
Pero esto, esto que decimos antes de arrepentirnos,
Esto que vivimos detrás de nuestras caras ocultas,
No es sueño, no es niñez, tampoco
Mito, no es paisaje, es final, pero sin terminar,
Porque estamos incompletos, sin futuro conocido,
Haciendo aullar o cantar nuestra alma
en sílabas rítminas detrás de la cortina:
Somos shakespearianos, somos extraños.

.

delmore schwartz

.

original // acá


primera alta / “ángulo de guiñada”, de ben lerner

después de mucho cortar y coser, contener hemorragias y echarle a andar otra vez el corazoncito, el equipo quirúrgico de wichita se complace en anunciar el alta reciente de ángulo de guiñada, del escritor norteamericano ben lerner. ya no es el mismo que al internarse: en su ficha de ingreso (de mitad de 2012) figuraba de hecho como angle of yaw. no todos los miembros se han podido conservar en su lugar. cosas que pasan.

Tapa-dakota-BEN-LERNER1-106095_360x582

Ben Lerner, Ángulo de guiñada // Buenos Aires: Dakota Editora, 2013

Traducción: Guido Herzovich

/

Equipo-Quirurgico

los cirujanos de wichita

le desean

a ángulo de guiñada

una exitosa reintegración social


respetada, temida y de algún modo querida

(marjorie welish | 1988)

.

.

A largo plazo tenemos que arreglar nuestra brújula,
e implorarle a nuestra brújula,
y llevar a juicio en el cielo nuestro teatro de sombras, entre el panteón
donde la fiscalía negocia sus cargos.
En el arco del proscenio,
los dioses negocian incesantemente,
y las palabra que él elige para expresar la frase ominosa se atreven a obsesionarse
con la instrumentalidad. Por favor mande pedir nuestro catálogo completo.

Como en los días de la creación, las nubes chusmean y discuten, los dioses vacilan.
Los dioses supervisan criterios tan inestables como el cuarto o el quinto lugar.
El resto son matices tonales.
Los dioses vacilan. Para reiterar el punto, los dioses supervisan
el simposio desde el bote salvavidas —un padre enloquecido, un hijo muerto;
una reducción injustificada de la familia.

Parte del pie, y por tanto parte de la consternada astilla de la gracia
y la pequeña vitrina selecta donde se conservan nuestros órganos
muere en Mongolia en un accidente aéreo.
¿Cómo es que nadie hizo nada para detener los pecados del clima,
y aún antes,

¿cómo es que nadie rescribió los pecados de las vitrinas, las ventanas naufragadas con frialdad, las ventanas apartadas de su lugar?

.

marjorie welish

.

original // acá


jardinería nocturna

(michael palmer | 2005)

.

.
Un lector escribe para quejarse
de que no haya celulares en mis poemas,
así que acá hay uno,

de cuerpo cromado,
de cara azul metalizada.
No transmite ni recibe.

Pide una mujer de Duluth
que deje de mandar mensajes secretos
para ella en mis poemas.

Esto lo haré enseguida.

Ella dice, Usted ha deformado el río
allí donde se curva

junto a la encina y la hilera
de jacintos de invierno.

Esto lo corregiré.

Una carta reciente sin firma:
Usted ha masacrado las citas de Hölderlin,

y nadie confundirá los cielos de usted
con los de Dominikos Theotokopoulos.

Opina un buen ciudadano, dedicado padre,
Su sintaxis inane
ha contagiado a mi primogénito—

¿tiene usted acaso un corazón de piedra?

Y el poema, desde su hogar sin techo,
escribe sobre la vista ciega y el silencio,

el mirlo al anochecer,
nada de lo visible.
.
michael palmer
.
original // acá