hora de salir

(kirill medvedev | 2012)

.

.

.

Los que una vez partieron hacia Occidente
en busca de estabilidad
de una vida normal para sus hijos
huyendo de esta basura
de la mentalidad soviética—
hoy vuelven a Rusia,
donde el duumvirato local ha creado un ambiente
más o menos decente para la clase media
y condiciones razonables para los negocios.
No, por supuesto, como en los viejos tiempos,
en los noventas,
pero de todos modos mejor que ahora
en el Occidente bárbaro y socialista
donde el autoproclamado pueblo se ha lanzado a las calles
los anarquistas y los inmigrantes,
y colgaron carteles enormes
de los edificios:
“¡El capitalismo es ilegal!”

.

kirill medvedev

// original: acá

Anuncios

olvido

(grimes | 2012)

.

.

.

Otra caminata, al anochecer
Es mi punto de vista
Si alguien pudiera romperte el cuello
Sorprendiéndote por detrás siempre sorprendiéndote y nunca supieras quién

Y ahora me dejan atrás, siempre así
Voy a esperar por siempre, siempre mirando fijo
Pensando, contando, todas las horas que uno espera

Te veo en una noche oscura
(oooooooo aaaaaaaaa)
Te veo en una noche oscura
(oooooooo aaaaaaaaa)
Te veo en una noche oscura
(oooooooo aaaaaaaaa)
Te veo en una noche oscura

Y ahora otra pista, yo preguntaría
si me podés ayudar
Es difícil entender
Porque cuando te quedás realmente solo
Es difícil encontrar alguien que te dé una mano

Y ahova va a ser, difícil para mi
Pero voy a esperar por siempre
Necesito que alguien me mire a los ojos y me diga
Nena, te tenés que cuidar un poco

Que me mire a los ojos y me diga
La la la la la
Que me mire a los ojos y me diga
La la la la la
La la la la la
La la la la la

Te veo en una noche oscura
Te veo en una noche oscura
(oooooooo aaaaaaaaa)
Te veo en una noche oscura
(oooooooo aaaaaaaaa)
Te veo en una noche oscura
(oooooooo aaaaaaaaa)

.

grimes

// original: acá // video: acá


la tierra baldía (parte I)

(john beer | 2010)

.

.

.

‘Aber die Thronen, wo? Die Tempel, und wo die Gefäße, 

Wo mit Nektar gefüllt, Göttern zu Lust der Gesang?

// Pero los tronos, ¿dónde? ¿Y los templos? ¿y dónde los jarros/ llenos de néctar, y las canciones para el goce de los dioses? / Hölderlin, “Pan y vino”

‘Alguno me la tiene jurada’

para Jack Spicer
el más groso artesano

.

I. LA MARCHA FÚNEBRE (CHICAGO Y ORLEANS)

Una vez más en la ciudad que no puedo nombrar,
la ciudad barco, la ciudad de luz,
la ciudad que soporta su propia caída,
la ciudad de placeres y vicisitudes,
la ciudad del esquiador, Ciudad Divertida, la ciudad bajo el cielo,
ciudad del crimen y las verduras, Ciudad del Pornógrafo,
la ciudad gobernada por el Departamento de Objetos Perdidos,
ciudad alacena, ciudad de la decompresión, ciudad del opio,
Ciudad del Swing, Ciudad del Arquetipo, ciudad del polvo,
ciudad que elude las siete edades, ciudad rata,
la ciudad isla de hijas y esposas,
Ciudad del Pecado, ciudad de la sinceridad, la ciudad cavernosa,
la ciudad de las convenciones, de los fabricantes de sombreros,
Ciudad Alfabeto, ciudad del último y el primero,
la ciudad llamada Marrakesh (ya sé que no es Marrakesh),
ciudad industrial, la ciudad del alcohol en botellitas de avión,
ciudad del centro, la ciudad sin hombros, la ciudad que olvidó,
la ciudad trampolín, Ciudad Ábaco, la ciudad de las lágrimas,
la ciudad real (o la ciudad del desierto),
la ciudad irreal (o la ciudad de la buena voluntad),
la ciudad del óxido, de los chaparrones, de las margaritas tardías,
Ciudad de la Higiene, ciudad de la logística —
una vez más en la ciudad llamada Halloween
(ya sé que no es Halloween), reuní
los cinco verdaderos ingredientes de la pólvora
y arreglé una cita con mi hermano menor Stetson
al mediodía siguiente en el Hartland Café.

.

¿Por qué caminás dándome la espalda?
Lo único que hacés es quejarte y quejarte.
¿Qué es esa cosa llamada amor? No es algo
confiable, como este pañuelo de seda
sobre el que pequeñas tortugas se mantienen
suspendidas contra un fondo ámbar.
Hay que aflojar el nudo. Ya llegó la noche.
Camino en el jardín rodeado de rosas que florecen tarde
y protejo mi copa de la luna.
Esta mañana vino a buscarme la policía.
Trajeron una carta cubierta de signos
que no pude decifrar. Me exigieron
que inscriba correctamente mi domicilio,
porque las exigencias de la época los apremian fuertemente
y no pueden ocuparse de mis envíos.
Respondí a sus miradas de enojo con un suspiro, y proclamé:
“Abril es el mes más cool, el que trae
al policía feliz los sueños dulces de la primavera”.
Siguieron sin responder mis preguntas.
Sé que mi vida corre un gran peligro.
¿Qué es esa cosa llamada amor?

.

(to be continued…)

.

john beer

// original: acá


la filosofía de new jersey

.

.

para jill

el cielo parece en realidad más viejo de lo que es. tiene 63 o 64 como máximo, no 75. la parte con el acantilado y la grúa amarilla tiene unos treintipocos. no fue wallace stevens el que dijo: “me cortaron la cabeza, y agarraron todas las letras del abecedario —todas las vocales y las consonantes—y me las sacaron por los oídos; ¡y después quieren que escriba poesía! no puedo”. fue john clare. wallace stevens dijo algo como: los mejores poemas son los que quisiste escribir. suena lindo, pero es difícil aceptar que él o cualquier otro pueda saber algo así. sería difícil pensar, por ejemplo, que hay ideas que uno pretendió tener. poemas abajo de cada banano reseco y adentro de cada archivador, junto con ideas sobre poesía y otras infinitas ideas.

.

charles north

// original: acá


los pájaros, las abejas y yo

.

.

mi mejor amigo estaba muy orgulloso.
su hijo de cinco años le había hecho la gran pregunta.
tranquilamente él le había contestado:
“los varones tienen pito y las nenas no”.
“¿así que definiste a las nenas por lo que no tienen?”, dije yo.
“¡carajo! ¡tenés razón!”.
al día siguiente estaba menos orgulloso.
“mi hijo anduvo diciendo en el barrio
que los varones tienen pito y las nenas vienen de China”.

le pregunté a mi hermano mayor qué le iba a decir a sus hijos.
los ojos le brillaron.
“la verdad. que los varones tienen pitulín y las nenas vergüencita”.
me ha dado mejores consejos.
me recordó cómo hacía papá para empujarme a “la charla”.
se aseguraba de que tuviéramos un viaje largo en auto.
yo estaba atrapado de camino a un torneo
en exeter, new hampshire cuando empezó:
“ya sabés la diferencia entre varones y nenas, ¿no?”

se sabe que si te ataca un oso
lo mejor es hacerse el muerto.
yo me hice el boludo,
y puede que lo haya hecho demasiado bien
porque cuando terminó la charla, papá me dijo:
“por dios y la virgen, no puede ser que seas tan idiota”
tengo tres hijos;
no sé si eso responde
la pregunta de papá.

mi hija mayor es una gran lectora
así que muchas de sus preguntas supongo que las buscó en los libros.
mi hijo dejó el hockey a los 12 años,
nos lo hizo saber abandonando todo su equipo en el jardín de adelante,
así que nunca tuvimos un viaje largo
a exeter, new hampshire para aclarar las cosas.
la más chica va a un secundario de agricultura,
se especializa en caballos y vacas, así que está resuelto.
ahí viene todo en tamaño extra large.

estoy seguro de que ya entienden cómo funcionan las cañerías.
yo trato simplemente de amar a su mamá lo mejor que puedo
porque el amor destapa los caños
y mantiene el agua en circulación:
curando,
limpiando,
aplacando,
bautizando,
evitando que las cosas se vuelvan una vergüencita.

.

david surette

// original: acá


las figuras de lichtenberg

.

.

Parecido a un móvil pero sin partes móviles
mi instrumento para medir diferencias potenciales (en voltios) es
como un pájaro cantor en un poema persa. no tengo la menor

idea de lo que estoy diciendo. lo único que sé
es que siento una cierta simpatía
por la retórica del riesgo y el misterio. piensen en mi cuerpo

como una institución local. piensen en mi cuerpo
como un monocasco. piensen en mi cuerpo
mientras los laboriosos cirujanos de Wichita

aprestan sus plumas. cuando los primeros estorninos empezaron a escupir sangre,
la noche aplicó su cataplasma. la luna emitió un pagaré
para el muerto austríaco. un experto describió a tu hijo

como incapaz de hacer nada que valga mínimamente la pena.
tu hijo dibujó su nombre en el aire con un porro.

.

ben lerner

// original: acá