la tierra baldía (parte I)

(john beer | 2010)

.

.

.

‘Aber die Thronen, wo? Die Tempel, und wo die Gefäße, 

Wo mit Nektar gefüllt, Göttern zu Lust der Gesang?

// Pero los tronos, ¿dónde? ¿Y los templos? ¿y dónde los jarros/ llenos de néctar, y las canciones para el goce de los dioses? / Hölderlin, “Pan y vino”

‘Alguno me la tiene jurada’

para Jack Spicer
el más groso artesano

.

I. LA MARCHA FÚNEBRE (CHICAGO Y ORLEANS)

Una vez más en la ciudad que no puedo nombrar,
la ciudad barco, la ciudad de luz,
la ciudad que soporta su propia caída,
la ciudad de placeres y vicisitudes,
la ciudad del esquiador, Ciudad Divertida, la ciudad bajo el cielo,
ciudad del crimen y las verduras, Ciudad del Pornógrafo,
la ciudad gobernada por el Departamento de Objetos Perdidos,
ciudad alacena, ciudad de la decompresión, ciudad del opio,
Ciudad del Swing, Ciudad del Arquetipo, ciudad del polvo,
ciudad que elude las siete edades, ciudad rata,
la ciudad isla de hijas y esposas,
Ciudad del Pecado, ciudad de la sinceridad, la ciudad cavernosa,
la ciudad de las convenciones, de los fabricantes de sombreros,
Ciudad Alfabeto, ciudad del último y el primero,
la ciudad llamada Marrakesh (ya sé que no es Marrakesh),
ciudad industrial, la ciudad del alcohol en botellitas de avión,
ciudad del centro, la ciudad sin hombros, la ciudad que olvidó,
la ciudad trampolín, Ciudad Ábaco, la ciudad de las lágrimas,
la ciudad real (o la ciudad del desierto),
la ciudad irreal (o la ciudad de la buena voluntad),
la ciudad del óxido, de los chaparrones, de las margaritas tardías,
Ciudad de la Higiene, ciudad de la logística —
una vez más en la ciudad llamada Halloween
(ya sé que no es Halloween), reuní
los cinco verdaderos ingredientes de la pólvora
y arreglé una cita con mi hermano menor Stetson
al mediodía siguiente en el Hartland Café.

.

¿Por qué caminás dándome la espalda?
Lo único que hacés es quejarte y quejarte.
¿Qué es esa cosa llamada amor? No es algo
confiable, como este pañuelo de seda
sobre el que pequeñas tortugas se mantienen
suspendidas contra un fondo ámbar.
Hay que aflojar el nudo. Ya llegó la noche.
Camino en el jardín rodeado de rosas que florecen tarde
y protejo mi copa de la luna.
Esta mañana vino a buscarme la policía.
Trajeron una carta cubierta de signos
que no pude decifrar. Me exigieron
que inscriba correctamente mi domicilio,
porque las exigencias de la época los apremian fuertemente
y no pueden ocuparse de mis envíos.
Respondí a sus miradas de enojo con un suspiro, y proclamé:
“Abril es el mes más cool, el que trae
al policía feliz los sueños dulces de la primavera”.
Siguieron sin responder mis preguntas.
Sé que mi vida corre un gran peligro.
¿Qué es esa cosa llamada amor?

.

(to be continued…)

.

john beer

// original: acá