la noche del escorpión

(nissim ezekiel)

.

cirujanos - escorpion

.
Me acuerdo de la noche en que a mi madre
la picó un escorpión. Diez horas
de lluvia continua lo habían empujado
a reptar bajo un costal de arroz.

.

Ya entregado el veneno —la cola
diabólica un destello en el cuarto oscuro —
se aventuró nuevamente hacia la lluvia.

.

Los campesinos llegaron como nubes de moscas
y murmuraron cien veces el nombre de Dios
para inmovilizar al Maligno.

.

Con velas y con linternas
proyectando inmensas sombras de escorpión
sobre las paredes de barro cocido
continuaron la búsqueda: no apareció.
Chasquearon la lengua.
Con cada movimiento del escorpión se movía también el veneno en la sangre de Mamá, dijeron.

.

Quiera Dios que se mantenga quieto, dijeron.
Que los pecados de tu nacimiento anterior
ardan esta noche, dijeron.
Que tu sufrimiento reduzca
los infortunios del nacimiento por venir, dijeron.
Que la suma de todo mal
equilibrada en este mundo irreal

.

con la suma de todo bien
disminuya a causa de tu dolor.
Que el veneno te purifique la sangre

.

de deseo, y el espíritu de ambición,
dijeron, y se sentaron en el suelo
de modo que mamá ocupara el centro,
en cada rostro la tranquilidad de entender.
Más velas, más linternas, más vecinos,
más insectos y la interminable lluvia.
Mi madre se retorcía sin parar
gimiendo sobre una esterilla.
Mi padre, escéptico, racionalista,
probaba cada blasfemia y cada bendición,
polvo, compuesto, hierba o preparado.
Echó incluso parafina
sobre el dedo mordido y acercó un fósforo.
Observé cómo la llama se alimentaba de mi madre.
Observé cómo el santón celebraba su rito
para conjurar el veneno.
Después de veinte horas
perdió potencia.

.

Mi madre dijo únicamente
Gracias a Dios el escorpión me picó a mí
y protegió a mis niños.

.

nissim ezekiel

.

original // acá